Volver a rimar2000.com.ar

Patagonia 2011 en 3D

Las imágenes que va a ver a continuación son 81 seleccionadas sobre 536 tomadas en Bariloche, San Martín de Los Andes e inmediaciones, entre fines de enero y principio de febrero 2011, por Osvaldo Julio Schiavoni.

La Falda 2012 en 3D
Son muchas menos, tomadas en enero de 2012 por el mismo tipo.

La "cámara 3D" utilizada fue un arreglo casero en Z de dos cámaras digitales económicas de 2 MP, Vivicam 3603z de Vivitar, foco fijo, sin pantalla display, cuyo mayor mérito es tener una óptica aceptable y extensión de memoria para tarjeta SD. El arreglo en sí, al ser experimental, es algo precario, con problemas de convergencia, de horizontalidad, de alimentación eléctrica, de sincronismo, etc. Pero como verán, para algo sirve.

Un aplauso para el programa Imagen3D, gratuito y con muchas más habilidades que las que yo puedo utilizar, que me permitió no solo aparear las fotos, sino hacerles las correcciones indispensables.

El criterio de selección de las fotos fue básicamente técnico: muestro las que a mi juicio mejor salieron. Lástima que de algunos lugares realmente notables no quedó ninguna foto seleccionada. De todas maneras, ninguna foto o video puede hacer justicia a paisajes tan impactantemente hermosos como los de los lagos del sur: hay que estar ahí, mirar para todos lados, respirar hondo y decirle al japonés de al lado: "¡Qué lo parió, che, esto es impresionante!".

De los innumerables métodos de generación/visualización de imágenes 3D existentes, elegí solamente dos, por razones de factibilidad y comodidad: el par cruzado y el anaglifo. Ambos tienen sus ventajas e inconvenientes, que resumo a continuación.

El par cruzado --también llamado CES, por Crossed Eyes Stereogram-- tiene una única desventaja importante, y es que requiere desarrollar la habilidad de bizquear deliberadamente, mirando un punto a pocos centímetros de la nariz, de manera que el ojo izquierdo vea la imagen que está a la derecha, y el ojo derecho vea la imagen que está a la izquierda. La razón de cruzar las imágenes es que prácticamente nadie puede "paralelizar" los ojos, y menos abrir sus ejes hacia los costados, lo cual restringiría el ancho de las imágenes a menos de 5 cm.

Aprender a bizquear no es tan difícil, a algunas personas les requiere solo algunos minutos de práctica, y por mi experiencia personal puedo afirmar que no produce ningún efecto negativo permanente en la visión, a lo sumo un pequeño cansancio visual luego de muchos (pero muchos) minutos de ejercerlo. No solo se aprende rápido sino que cada vez se hace más sencillo lograrlo, como ocurre con casi toda actividad. Para los que nunca lo han hecho, les cuento que al principio, en vez de dos imágenes verán cuatro, al superponerse las visiones de ambos ojos. En el momento en que la convergencia sea óptima, verán tres: la de la izquierda tal cual es, la central en 3D, y la de la derecha nuevamente tal cual es. Es muy probable que las tres aparenten ser un poco más chicas de lo que se ven sin bizquear, eso es debido a que el cerebro calcula el tamaño real de los objetos tomando en cuenta su tamaño aparente y su distancia a los ojos; como al cruzar los ojos le estamos diciendo al cerebro que el objeto esta muy cercano a la nariz, el cálculo resulta en una sensación de imagen más chica.

Las ventajas del par cruzado son, aparte de no necesitar accesorio alguno, que tanto los colores como la definición de la imagen son excelentes, y si el par está correctamente creado no hay "fantasmas" de ningún tipo que confundan la visión. Sugiero enfáticamente probar de ver esos y no los anaglifos, que si bien son interesantes, tienen algunas contras, como explico a continuación.

Los anaglifos son imágenes 3D cuyos colores han sido filtrados en forma diferente para cada ojo, de manera que al ser superpuestas y miradas con los filtros apropiados, cada ojo vea la que le corresponde. Diferentes combinaciones de colores requieren diferentes anteojos-filtro para poder verlas. Los hay rojo-azul, rojo-ciano (cyan en inglés), rojo-verde, azul-amarillo, etc, etc, aunque el más popular es el rojo-ciano, que se puede ver satisfactoriamente bien con anteojos rojo-ciano o rojo-azul, dado que el azul y el ciano son parecidos.

La principal desventaja de los anaglifos es la mencionada: requieren indefectiblemente los anteojitos de colores apropiados, que no son fáciles de conseguir ni de fabricar en casa. Además, y como si esto fuera poco, señores pasajeros, algunos colores se desvirtúan casi completamente. En el caso de los anaglifos rojo-ciano, como los que van a ver, todos los objetos de color rojo, ciano (o azul) o negro salen mal. Mal quiere decir que se ven, pero producen una sensación rara, como "acá hay algo que no me convence".

Un par de anteojitos "de emergencia" se pueden hacer con una cajita de pastillas Tic-Tac roja y una azul, lo más difícil es cortarlas por el borde. Esto se puede hacer raspando las aristas con una lima, e incluso contra un piso de cemento. Cuidado con la superficie del plástico, se raya y arruina con facilidad, o sea que no conviene utilizar una cajita que haya estado en uso. Una vez "desarmadas" ambas cajitas, elegir los dos trozos mejor conservados y pegarlos por un borde sobre un palito de helado, o de brochette o algo así, separados unos dos centímetros para dejar lugar a la nariz. El rojo va sobre el ojo izquierdo.

Bueno, eso "es lo que hay", y ahora usted tiene cuatro posibilidades: Y basta de palabrerío, vamos a los bifes. Una advertencia final:

LAS IMÁGENES QUE USTED ESTÁ A PUNTO DE VER PUEDEN HERIR LA SENSIBILIDAD DE ALGUNAS PERSONAS, PARTICULARMENTE CARDÍACAS.
SE RECOMIENDA DISCRECIÓN


(y por favor, que alguien me explique qué quieren decir en la TV con eso de "se recomienda discreción")

Cualquiera de las dos opciones tarda unos segundos en cargar, porque las imágenes pesan bastante.