www.rimar2000.com.ar

Sebastián Jatz Rawicz (España) www.arsomnis.com
Recibido el 07/06/06: . . . . . . . El fervor d’un estudiante ......que leyendo a la Violeta ............quiso hacer también la treta ....................de la décima galante. ........................Siendo él un principiante ..................................se le hiz’un gran esfuerzo. ......................................Al final le salió un tercio .........................................del relato de su viaje; ..............................................hoy con risa y con coraje ....................................................hace públicos sus versos. . . . . . Las Décimas Inglésimas son un relato trunco. Pretendían contar todas las vicisitudes de mi estadía en Londres pero diversas circunstancias no lo permitieron y hoy forman los fragmentos que vienen a continuación, tal y como quedaron escritos entre el año 2004 y 2005. . . . . . Las Décimas Inglésimas is a collection of verses written in the traditional style of the décima. They wanted to tell the whole story of my days in London but my determination receded after a while and today they are here as those fragments written in 2004 and 2005. Unfortunately, it's very unlikely that they will be translated into English. Fortunately, you can learn a new language. . . . . . . . Las Décimas Inglésimas . . . Primicia: ¡Las primerísimas palabras que forman décimas! No vaya’ decir son pésimas, tampoco ridiculísimas. Cual profesor de física o hija’e costurera, afilo hoy mi lapicera y me lanzo a hacer el lance; espero todos alcancen a entenderme’sta manera. Así empieza la jaqueca pal qu’emprende la versá, van las décimas bordá aunque algunas quéen chuecas. Cuando llegan grita: “Eureka!” este puet’ignorante, consonante o asonante, 7,8 o 9 sílabas; l’alegría cardíaca es conquista’el principiante. Procedo con el desfile en su forma declamatoria pa contarles hoy m’historia de cuando salí’e Chile. Al instante despabile y proporcione su atención que viene l’inauguración del relato tan nombrao; la musa me ha apoderao y así canta su canción: Cuando hice d’estudiante: componeor de conservatorio. Músico d’escritorio, es’era mi talante. Habría’e seguir aelante terminaos los estudios, e’ hora’e un interludio, pa Europa los boletos; dice claro en el libreto de venturas e infortunios. Con el izquierdo pisé’Inglaterra porque a Italia quería irme, así, tuve que decidirme, veloz x un plan B cualquiera. Entonces partí pa’otra tierra, no tendría remedio mi mal, la reforma educacional habría’e fregarme pila; “aspetta e fà la fila” sonó la sentencia mortal. Detrás quedaría todo lo vivío y conocío, lo hablao, visto y comío, “solito” será mi apodo. Parto entonces deste modo, la nostalgia va empezando porque mi mitá estoy dejando y no la llevo conmigo; al alto cielo maldigo, mi corazón sestá quebrando. ? Debería empezar del cero y contarles desdel comienzo, ahora que bien lo pienso todo empezó en enero. Era yo triste soltero, caminaba mirando el piso pero un día en Valparaíso, entre despierto y dormío; este pajarito halló su nío, el amor hizo su hechizo. Y sin ninguna demora los astros estaban listos, cosa más linda no he visto, este Fauno halló su Flora. Segundos parecen las horas, las noches parecen días, la vida una fantasía cuand’uno se ha enamorao; si sigo tan fascinao hasta este mesmo día. En febrero nos unimos, inseparables hastagosto, en este período angosto nuestra dicha mantuvimos. El jugo l’esprimimos a estos días tan contaos, tortolitos acaramelaos hasta la fecha’e vencimiento; no hallaríamos contento al mirarnos separaos. Desta forma habría d’irme: con razones pa quearme, “tu intención no la desarmes” yo tenía que decirme. Hay que mantenerse firme y partir con las maletas, pa la sed serán galletas, empezó el contrasentío; ‘tamos todos advertíos, del destino: marionetas. ? El primer trimestre inglés lo pasé quitao’e bulla, si la patria no es la suya más le vale ser cortés. Era otro el interés que traía en esos días: entender la geometría desta ciudá novedosa; la tarea es fatigosa y me faltan energías. Pronto amisté con chiquillos, la situación nos era igual, vivimos en residencial, somos todos lazarillos. Compartimos cigarrillos, desciframos el embrollo, buscándole el meollo a este asunto peliaguo; ninguno se quea muo a la hora’e darse apoyo. Dentro’e la residencial y afuera por donde vaya exclamo: ¡por la chupalla, tremenda ensalá social! Es un muestrario mundial esta ciudá bendita, la palabra cosmopolita insdispensable pa nombrarla; he aquí una razón p’amarla, la variedá si qu’es bonita. Más encima llegué’n verano, cuando todo está brillante me dijeron: “más aelante vienen días diluvianos.” Yo sabía de antemano del clima y sus advertencias pero tenía la creencia que uno fácil s’acostumbra; la rutina no deslumbra sopesaba m’inocencia. ? En Oxford Street se encuentra el mar humano’e la ciudá, si es una barbaridá la cantidá que se concentra. Del momento en que uno entra hasta el segundo’e la salía la razón se ve abatía por las tiendas y sus clientes; caminando van sonrientes con la nueva prenda’el día. Con modestia la comparo con nuestro Paseo Ahumá, usté me reprochará, me dirá que es un descaro. Para mí está recontraclaro que guardando proporciones y admitiendo admiciones la ciudades se parecen; el Mapocho, si advirtiesen, e’ un Támesi’en calzones. ? Mi visión quedó perpleja con la cantidá’e fierro que han forjao pa su encierro tras las barras de las rejas. Esta no es cualquier queja, cada lugar’stá enrejao, sí son tan civilizao que callaítos se l’arreglan pa cumplir toas las reglas x miedo a ser castigaos. Nadie cruza si no hay roja aunque’n la calle no hayan autos y no es que sean muy cautos y no es que sea gente floja. Para mí que así es la cosa: “acatar los mandamientos” es el primer mandamiento. La verdá yo les confieso; así quean todos presos de su esclusivo enjaulamiento. ? Viviendo aquí he conocío a una sarta’e personajes cada uno en su lenguaje me ha contao de sus líos. Así quedará escribío: un amigo tailandés tenía 4 sobre 10 cuando se hizo monje budista; hoy las hace de pianista este manso gato siamés. Otro’e Timor del Este se las vio de guerrillero, la independencia es lo 1ero, cueste ésta lo que cueste. Así es la historia deste y su país el más jovencito si hace apenas tres añitos que logró l’autonomía; a construir con gallardía sin olvidar los detallitos. Otro viene del Japón, ¡Que tremendo desconcierto! ve lo’ espíritu’e los muertos desde que tiene uso’e razón. ¡Tremenda declaración! Le hago toas las preguntas sobre occisos y difuntas la curiosidá no se acaba; admito que asustao estaba con el Hades que despunta. ? Sentado almorzando escribo: ¡hay que ver lo ques almuerzo! sin el más mínimo esfuerzo sírvase hacer de testigo: muy pronto quedó aprendío la tierra s’cabrió’e la gente y como es sabia, sabiamente, pa darles una güena lección; decidió que acá el limón sabría igual quel detergente. Toda la fruta como el limón, las verduras la mesma historia, tomates y zanahorias, las papas y el pimentón. Porotos, lentejas y arroz, ni el pan quea bien parao, me pregunto si habrán probao acaso una cosa güena; dolor me dá lo que cenan, lo almorzao y desayunao. De los precios mejor no empiezo ahí sí queda el descalabro, si lo sabe hast’el diablo, los hay que se quean tiesos. Terminaremos mascando huesos o chupando las pieiras del parque, no hay billetera que aguante, si querís comer como en tu tierra; bienvenido a l’Inglaterra, el mejor adelgazante. ? Una cosa hay que aclarar: la Fortuna me sonrió con l’habitación que me dió la cual paso a detallar: después de un largo ventanal, terraza y jardincito y al frente un parque bien bonito, parezco tuerto en tierra’e ciegos; y saliendo’e la puerta llego a la Academia en dos pasitos. ? Creo que algo’sta podrío en el estado de Londres, ventilarlo corresponde, hay que dar el alarío. L’escribo mi quejío qu’es mi honesta protesta: l’Academia descompuesta x instructores infectaos; ni se libra el alumnao desta institución funesta. En la Real Academia nos pasan gato x liebre, cierto es que ninguno entiende cual es la gracia’e la escuela. Vaciándonos las chaucheras, contratan pelafustanes, igual quen los hospitales ta lleno’e gente enferma; si algo se nos enseña es como sumar los males. Todos mis compañeros y todos mis profesores, son todos negociadores multiplicando el dinero. Apetito más grosero no había visto ninguno, parece fueran alumnos de la Academia’e Banqueros; con pena yo lo asevero, ya he visto a más de uno. Vegetando en la tradición, felices con su placebo, no nos traen nada nuevo más que su propia traición. De la estupidez su encarnación, si no hechan sus raíces serán plantas infelices sin saber dónde están paraos; a l’inconsciencia condenaos sin saber sus cicatrices. El director de la carrera es un idiota ejemplar, por su falta de autoridá nos quiere a todos en la hoguera. Como si un niño fuera amenaza con expulsarme paraíto cual gendarme porque a una clase he faltao; el colegio ha terminao ya estamos todos harto grandes. Si hasta me trata de arrogante, irresponsable, irrespetuoso, este viejo amoroso con su voz angloparlante. Escúcheme almirante, se equivoca una vez más, yo le voy a explicar porque sé que harto le cuesta; se me quedó sin respuesta y se desvanece como el gas. ¿Quién lo podrá respetar? Ni profesor competente ni compositor contundente pero miren donde’stá. Aunque lo que más pena dá es ver a mis compañeros, unos pobres lisonjeros asustaos’e disgustarlo; “al diablo hay que abanicarlo” dirán estos caballeros. ? Pero no todo es odioso pues he visto algunas cosas que las tengo por valiosas y me suelen dar reposo. Una a una las desgloso; de la British Library dí que te ha hecho muy feliz con sus libros x millares; si tienen más ejemplares que chilenos en mi país. Y no sólo la cantidá es digna’e celebrarse, si es para regodiarse, se pasó la amabilidá. Sin ninguna contrariedá te dan un libro en las manos, de 300 o + años, ¿se lo puede ud. creer, que yo puedo hojear y oler cualquiera de estos arcanos? ? Le agradezco a mi madre por su infinito auspicio, en un avión aterrizo, la puerta’e Chile se abre. Familia, novia y compadres, navidad y año nuevo. No sabría los desvelos queste viaje me daría; fueron días de agonía y penoso desconsuelo. En tan sólo tres semanas pretendía resolver lo habido y por haber, soné, igual que campana. Si mi padre no es la lana p'abrigarme en el invierno yo no sé pa qué pretendo tener lo que no he tenío; esto pasa’l tener críos sin tener el don paterno. Esto habría’e ser motivo de discordia y malestar, no podría ni llorar a mí mismo me derribo. Estoy más muerto que vivo, de la familia no hay fuga, si tirándoles calugas celebré la navidá; hoy pasó la enfermedá pero quean las arrugas. Debilucho como estaba a la isla me volví pero solo no me fuí, mi Flor me acompañaba. Ella bien me aconsejaba, con su voz de dos mil años pero yo era un hermitaño compartiéndole mi cueva; nos sería una gran prueba el subir estos peldaños. Pa que quede claro el sino: al bajar de nuestro avión nos recibe l’intoxicación de mi niña y su intestino. No es falta de tino el comer lo que nos sirven, quel demonio se lo extirpen y la curen de su mal; partimos d’una al hospital, “tengan paciencia” nos piden. Que se sepa que al menos dentro d’un hospital inglés, sea usté de aonde es, lo atenderán con esmero. Nos sería gran consuelo pues volveríamos a ir, que nos debíamos despedir pero s’alargó su estadía; al final fue alegría que después voy a incluir. ? Ahora sigo con el orden cronológico’e los hechos, quel relato esté derecho, y los versos no desborden. Que’n cada idea ahonden cuanto sea más posible, el discurso comprensible y las palabras más precisas; para mí esta es la premisa par’el verso indestructible. En febrero al barrio chino, el 9 hay fiesta’e año nuevo, este día no me encuevo, somos dos los peregrinos. Emprendemos el camino, encontramos los dragones que les dan sus bendiciones a vendeores de verduras; vomitándoles lechugas con sus bailes y sus canciones. Ese mes viajamos a España, pa Madrí y pa Barcelona, el pichón con la pichona arrancando’e la Bretaña. Un descanso’e las migrañas qu’en la isla suelen llegar, una semana pa pasear y conocer estas ciudaes; nos reciben amistaes generosas como el mar. De Barcelona recuerdo: tropiezo al Mediterráneo, los paseos espontáneos, anfitriones en desacuerdo, descubiertos como cerdos fornicando en la mañana, las palabras catalanas, y los libros qu’extrajimos; el avión que nos perdimos, la sangría soberana. De Madrí que quede dicho que llegamos tarde al Prado y estuvimos condenaos no viendo al Bosco ni sus bichos. A la feria’e los caprichos a encontrarnos cachureos p’acabar los lloriqueos y conocer la capital; luego al tren pa regresar, despidiéndonos Morfeo. ? Llegaría’l fin el día de poner mi pie en Italia, una Roma’e parafernalia porquel Papa hoy se moría. Así fue mi estadía: a Dios Juan Pablo II, al Vaticano mediomundo, el viernes se hace el funeral; congoja arquiepiscopal y d’un par de vagabundos. El funeral se televisa, ya llegamos al XXI, no lo creo inoportuno echarl’un ojo a esta misa. Los aires profetizan sobre el féretro de ciprés, el terror del feligrés, los mantos púrpuras al viento; ¿habrá un aparecimiento? ¿se hará presente Moisés? Aparte desta despedía de su reino terrenal, Roma parece’star igual, no se ve tan conmovía. Pal Vaticano la estampía, la ciudá pa mi solito, me despierto tempranito y la recorro cuanto pueo; con la boca abierta queo, porca puttana que’s bonito. ? Practiqué el nuevo talento de la osadía transformada en un hábito o bobada pues mi biblioteca aumento. No es por aburrimiento que huachipeteo libros, con estas hazañas vibro, es mi designio antisocial; con esta conducta bestial recupero mi equilibrio. Amparado en el adagio que quien le roba a ladrón tiene 100 años de perdón, soy marino sin naufragio. De Bolaño me contagio cura Escudero, chico Bustos, los ejemplos son robustos pa la fiebre acumulativa; que no es gracia irreflexiva digo hoy con mucho gusto. Por supuesto que l’astucia el respeto y la decencia la revancha y la prudencia forman parte d’esta argucia. No sería una minucia si es que un día me pillaran pues no tengo coartada que me salve de su ira; del robo con la mentira este demonio se librara.