www.rimar2000.com.ar

Ricardo Muñoz (Rimuz) desde Bogotá, Colombia.
26/09/01

CINCUENTA ERAN EN CUATRO CAMIONES No se inmutan las horas de la tarde por cuatro arcones llenos de recuerdos a los aires en lánguidos fragmentos en rigor acartonado hecho sangre. Cien años volaron ese instante como Aureliano Buendía: pez, sal y oro; ingente transegante o infinito ojo, que en victoria o en derrota hoy vive y late. Miradas son ayer cual un mañana, miradas que acompasan en su queja, viento que el plomo del fusil ha hecho ala. Y del candor llega vida en sus vientres, para servir nuevos actos de guerra: contra huidas vienen de hombres y mujeres.


DEL SONETO SU FORMA YO CONOZCO Del soneto su forma yo conozco, me la dijo una tarde mi hada bruja. -Cuando el sol a los cielos desdibuja su ensueño perderá todo lo tosco-. Yo corrí con afán aquella tarde, pensé encontrar esa noche el tesoro, cautivar a la vaca, al sol y al toro, al amigo, a mi niña y a mi alarde. En mi alma de nostalgia y campesino donde lo cruel llegó con rabia ajena, pensé en su pureza hallar mi destino. Mas fui víctima de un fatal hechizo. La palabra no es blanca, ni morena ella es todo contrario y sin permiso.


DE SANGRE EN TU NOMBRE MARCASTE TODA AMÉRICA -Historia de un Hombre Mito- De sangre tu nombre marcó pronto toda América poetas, títeres, locos de ti hicieron cobijas bastaba dar tu imagen, cubrir con ella hendijas para ser así un brujo de izquierda esotérica. Tu pasado de juez implacable fue al olvido como al olvido fueron todos tus condenados los poetas, esos de mentiras y desenfados hicieron de ti nave, tumulto y adjetivo. Mas tus muertos no olvidan, ni en vida te olvidaron tu mano tomaron al decir; -ven con nosotros-, así tus muertos de este modo tanto te amaron. que hoy juntos todos muertos entre risas celebran la paz de los sepulcros, que aún no está en vosotros, poetas agoreros que en palabras vidas quiebran.


LAS MISERIAS DEL CORAZÓN ¿De dónde las miserias del corazón del hombre? Quien cual águila rasante no ve las desventuras cuando rompe vientos e igual rompe su nombre. Coronas fabrica mientras siembra amarguras en su deambular de fiera al rompe de la vida donde a fuerza excluye la bondad y sus dulzuras. El golpe cobra el golpe por ese afán de huida de este modo el actuar así el voraz ha concebido cuando todo bajo lo aclimata en afán suicida. Al cabo en su disputa se olvida del caído y se ensaña en el triunfo en insensatez de muertes por creer su brazo cual en santo laurel ungido. Alianzas componen hombres báculos y fuertes donde el mundo se avizora en constantes embates sin ver al cambio de los días el cambio de las suertes. Es así en el día a día el hombre fiera entre combates donde por parar golpes a golpes se recibe en vorágine sin fin o de donde los rescates. Así pasa el tiempo y la vida se concibe sin la cadena del odio y el afán romperse pues su gesto de perdón siempre el ser del hombre inhibe. Solo entre aliados nace el gusto de quererse para otros el desprecio se entrega en agonía donde el mal se ve como en ellos logra sostenerse. Siempre por contrario su hacer es de alegría donde nunca los opuestos sustento ellos tienen y así toda conducta se mantiene en anarquía. Al dogma de bondad solo de nombre avienen esta solo se entrega con dicha a quien se ama los corazones de otros cual parias se mantienen. Mas ya dijo Jesús como este amor no es llama pues amar así es cual si el hombre no haya amado solo en verdad ama quien del otro ve su drama. Quien en real amor obra tiende su cayado para ayudar al hermano a cruzar lo que divide rompiendo de este modo lo que al mundo siempre ha atado fin de presa y cazador cual siempre el hombre decide.


ENCANTADOS RUMORES Encantados rumores de riachuelo Llegan si el necio ante su fluir no escapa Igual de las palabras es el cielo. Cuando en su flujo itinerante atrapa El alma inaprensible en gorgoteo y logra echar afuera piel de zapa. Las palabras cual gotas en seseo Van es para el corazón de cada hombre Imposible es trasladar su apogeo. Tonto a ellas ir en busca de renombre manantial generoso y cristalino.


COMO NEGAR MI GRIS OLOR URBANO Cómo negar mi olor entre el concreto si mi sangre a su gris le tomó gusto donde el verde selva me es discreto. Yo a la selva condenso en un arbusto donde mi alma toma suave ventisca pensando vivir ella entre lo injusto. Mas el verde en mí solo es una pizca aun siendo sueño en mi karma y sino lejana, ausente y sin querer arisca. No reniego del gusto y viento Andino donde anida en mi patria el Amazonas para ir a morir entre un azul divino. De natura nacen verdes coronas con que mi alma sueña hermosos efluvios si el golpe de un dolor toma personas. Mas yo antes he de vencer los diluvios de mis vientos que a mis carnes torturan por ser conquistador de libros rubios. Calles a mi nostalgia bien procuran en sus grises también yo beso ideales también a mi palabra ellas murmuran. Mis versos han hecho bienes astrales de amargura y parabién en su barro donde las letras pintan catedrales. Entre el gris cual el humo del cigarro las glorias y miserias de hombres penden de rima y verso libre con desgarro. Cual loas al todo redentor ascienden los actos que el hombre en su vida marca sin ver donde su brújula ellos tienden. En los actos entre el cemento hará arca mi manía de versos de un gris urbano donde con gusto vivo mi comarca. Allí mi reino en verbos de artesano, el fruto y el sustento de mi fruto Bumanges convertido en Bogotano donde el verbo vibra libre e impoluto.


DESPLAZADAS MANOS Sus manos extendidas por mendrugos nos golpean a la puerta de cada uno al llegar escapando de verdugos. Son innumerables y siempre alguno extiende su mano en nuestro camino no hay lugar en sus tierras a ninguno. Abandonan hogar en cruel destino marcado a ellos a cambio de su vida de gusto y en raigambre campesino. Desolados dejan campos en su huida son parias en un medio que extravía mas su piel del terruño no se olvida. Desplazados son, van en romería triste vivir, en él todo perdieron por tener vida en derecho y valía. Crueles hechos tras ellos existieron obligándoles a irse de sus ranchos de un ultraje aleve víctimas fueron. Huían de infames en locos zafarranchos donde nadie puede ser en sus pasos su mundo es retorcido cual los ganchos. La perdida o sus muertos y sus lazos cual su destino queda a igual olvido por quien le quiere hincado y en abrazos. Cruel es la vida para el así herido y a su mal no hay remedio que se ofrezca el mundo en él de olvido vive henchido. Deben regresar antes que anochezca con un verbo de pluma en fuerza vivo dar piso a las razones que amanezca. Venzamos ese juego destructivo donde con un rudo tiempo vivimos por la lucha del ser irreflexivo. A tiempo furores no detuvimos los campos se llenaron de tristeza nuestra suerte por ello así quisimos retornemos la alegría en su certeza.


NUEVOS PARIAS Mi sangre entre contrarios tornarse patria quiere al ver al deshonor correr entre sus venas por muerte y deshonra ella quererse muere. Entre manos de propios van esas faenas que aquejan multitudes nacidas en su tierra y quieren otras tierras para olvidar sus penas. Somos hijos patria de tus causas y tu guerra siendo hermanos de toda sangre humana amamos con más fuerza tu bella quimera. De nuestra vida para otros estigma emana escozor les causa nuestro dolor y su bajeza por ello en fronteras nos cierran el mañana. Se sienten lejanas tierras fuertes en nobleza al redimir ellos el vergel de sus naciones quieren evitarnos el mundo en su torpeza. Me lleno yo de orgullo y reniego sus acciones y digo como nuestro mal también es por su causa que en vida sus gentes requieren perversiones. En su extraviado hacer no encuentran pausa al buscar edenes falsos cual fortín a su estadía su juventud de no vivir toma de esa náusea. Al huir algunos a lejanas tierras quieren día abandonar desean querer y tantos bienes ante el espanto aciago de violenta cofradía. En tanto patria en medio de golpes te sostienes con muchos de tus hijos cual parias por el mundo mientras con tu suelo centelleante nos mantienes. Es huir consuelo triste de un dolor profundo ante deshonra y muerte por causa de violentos que no quieren vivir en paz en nuestro fundo. Mas del alma yo busco en todo sus cimientos y mantengo viva en mi tierra mi endereza así haya de caer ante hechos de los cruentos. En esta patria mía siendo yo mundo tengo mesa y mi corazón alcanza para toda tierra amarla con gusto abro a ellas mis brazos y promesa de no rechazar a quien aquí llegue a acrecentarla.


A LAS FUERZAS BRUTAS QUE EMBISTEN No desboca la fuerza sus afanes cuando el cultivo del redil requiere la forma de romper funestos clanes. Su fuerza solo es tenaz cuando muere la paz en los campos y ciudades por su hierro en impudor que ensaña y hiere. No nacen sus dramas en los hades como bien puede creer quien a Jesús reza sus corazones ven cual bien calamidades. Son torres invencibles sus cabezas de oscuros seres irracionales donde matar es máxima destreza. Agudos son sus cantos paternales reivindicando los gritos de las gentes que buscan hogar cual vírgenes vestales. Mas son estos pérfidos de mentes de una perdida y funesta alevosía que no busca darles cauce o corrientes. Su hacer solo tiene gusto de jauría empecinada en engullir sus presas de las cuales dejan restos en la vía. Mientras al pueblo engañan en las mesas donde el mismo les ha tendido manos esperando el reverdecer de las dehesas. No sé si llegó el tiempo de ser hermanos junto a quienes solo brindan odio y muerte y si es posible el amor sobre estos llanos. Sólo puedo decir cómo es nuestra suerte su dura labranza a pulso de matar creada en su contundente arma fuerte. Mas si no acallan su gusto de así atar a quienes encuentran en su camino terminarán con nosotros por cortar. Vamos a reivindicar el patrio destino aun si a la muerte nos obliguen en sus hechos dispondremos parar ya su desatino reivindicaremos a la patria y a sus pechos.