www.rimar2000.com.ar

Gerardo Pérez (Uruguay)

Recibido 15/08/02:

            Estimado Osvaldo: como te había prometido te envío un par de poemas. Supongo que ya te lo deben de haber dicho, pero nunca está de más, esta es una herramienta realmente muy buena a la hora de ponerse a trabajar en esto de ser poeta.
            Dirán algunos que le quita romanticismo a la tarea pero bueno, que allá se queden ellos escribiendo con lápiz en las servilletas de los bares, o haciendo planillas en hojas cuadriculadas, nosotros pertenecemos a otra generación ni más ni menos responsable, ni más ni menos sensible, ni más ni menos comprometida.
            Al fin y al cabo la poesía nace del corazón, o del estómago, o... de donde sea, pero nunca he escuchado que a alguien le interese qué soporte ha usado el autor para escribirla.
            En resumen, quiero agradecerte en mi nombre y en el de todos los que en algún lugar del planeta están usando RIMAR, el haber puesto a nuestro alcance este formidable producto, y el aporte que estás haciendo desde tu lugar a la poesía moderna.

           Un abrazo desde Uruguay

                      Gerardo.


  CELEBREMOS

Si de celebrar se trata
pues entonces celebremos
que son tiempos como estos
cuando mucho se ha perdido
de recrear objetivos
de festejar argumentos
de rescatar la alegría
corazoneando hombre adentro
de hacer nacer el milagro
de navegar el intento
de encender todas las llamas
para combatir el frío
si la esperanza desnuda
pide a gritos un abrigo
de reinventar los motivos
para entender que podemos
justificar por lo menos
el haber sobrevivido
porque aún estamos vivos
pues entonces...
celebremos !!


    LEGADO DE  SUEÑOS

Supongo que por vivir
viviendo demasiado
coleccionando "cosas"
cuidando con empeño
a un mundo tan "real"
y equivocado
es que encuentro al despertar
un día, ya cansado
en que me siento tan mal
tan pobre, tan pequeño
que los bienes que con tanto afán
yo he conquistado
ya no me pertenecen, acaso
son mis dueños.

Busqué el reconocimiento
que da la "estabilidad"
cuando pretendí ser "alguien"
el cristal de la verdad
me devolvió sin piedad
una imagen de mi mismo
cubierta por egoísmo
sin alma , sin libertad.
Buscando  felicidad
encontré mi crecimiento
y descubrí en el momento
que enfrenté mi soledad
que la única propiedad
que poseo son mis sueños.

Es por eso que...

como legado de vida a mis hermanos
transformaré mis sueños en mágico alimento
los sembraré en las ciudades y en los pequeños poblados
los lanzaré como semillas a los vientos.
Asumiré como deber sagrado
asistir conscientemente a su nacimiento
quiero verlos crecer, sentirlos realizados
y dar paso luego a otra generación de nuevos sueños.
Defenderé como al último bastión inconquistado
el lugar de mis sueños, en esta vida
de los embates crueles del desgano
de hastíos, tedios, desazones y rutinas
y así cuando la muerte clandestina
se lleve mi alegría y sufrimiento
quedarán algunos de mis sueños en la partida
aun sin realizar
pero viviendo.