www.rimar2000.com.ar

Hugo C. Mazzocchi (Argentina)
Recibido el 07/11/02: Schiavoni, rimólogo emérito: RIMAR anda bien, te digo y como RIMAR no hay dos pero decime, por Dios ahora dónde consigo diccionario alternativo geo, gaucho y lunfardo. No puedo asumir el bardo de hacer yo esa tarea para mí una odisea así que te tiro el fardo. Buscando un rimar diverso inmerso en desasosiego horripilado compruebo de RIMAR un punto adverso: falta en su listado "inmerso" y también "horripilado". ¿De faltas sólo un puñado adolece el diccionario o es "básico" por precario el así denominado? De onda, Hugo (Después de escribir esto encontré el lunfa. Gracias)
Para qué rimar Tengo algo que decir pero ahora no me acuerdo porque estoy un poco lerdo y torpe en el discurrir. Pero no me dejaré abatir en este punto inicial; no soy un intelectual mas si pensando consigo alguna idea, la digo y si no, la digo igual. Hace poco que empecé y ya estoy perdiendo el rumbo mi desconcierto es profundo, no recuerdo qué olvidé, Ni siquiera sé por qué comencé a escribir en verso. En esta obsesión inmerso con métrica y rima escribo; rimando busco el motivo que justifique el esfuerzo. Yo quisiera ir al grano, al meollo del asunto pero dudo y me pregunto y me desvelo y me afano ¿no será un poquito insano tanto tonto divagar? Se me empieza a revelar que en mi enfermizo quehacer bastante tienen que ver Schiavoni y su RIMAR. Ni un concepto he madurado, ni un pensamiento esbocé, ningún mensaje dejé, nada he comunicado. RIMAR encontró el rimado, yo la idea no encontré. Aun así no defraudé de Schiavoni la consigna, y haciendo una rima digna, con RIMAR, rimas rimé. Siendo mente y corazón condición de la poesía, con recíproca armonía se revierte la ecuación. Raciocinio y emoción, en cadencioso rimar, permitirán comprobar también el efecto inverso: obligado por el verso se estimula el buen pensar. Al parco, al callado, al mudo, un consejo me permito: ponga su alma por escrito rimando tenaz, tozudo, y desatará ese nudo que inmoviliza a su genio. Persevere con empeño sin esperar un centavo. Quien de la rima es esclavo de la poesía es dueño. Hugo C. Mazzocchi noviembre 2002
Recibido 03 Oct 2004, 08:34:17 PM Amigo Osvaldo: Gracias a Rimar pude dedicarle esta décima a una pareja de amigos que cumple 25 años de matrimonio... Te renuevo mi agradecimiento y mis saludos. Hugo C. Mazzocchi Se llaman bodas de plata y no es por el dinero sino por lo duradero del amor que se constata. Cariño de larga data al que tres hijos dan sello, es el tesoro más bello sin ser de guita un vagón. Es que el oro está en la unión y la plata... en el cabello.
Recibido 18/09/09: Día del Amigo Es mi Amigo, es risa en mi alegría y es congoja si caigo en desventura, es compinche de sueños y locura, es aliento infaltable en la porfía. Es contacto de su alma con la mía, yo lo entiendo y entiende lo que digo. No hacen falta ni firma ni testigo para el tácito, mutuo compromiso de jugarnos la vida si es preciso, en el gesto cabal de un simple Amigo.
Recibido 16/08/07: El RIMAR ha nacido de tu impulso y lo echaste a andar por este mundo no advirtiendo, supongo, cuán profundo y cuán fértil sería en su transcurso. De expresión, utilísimo recurso, que libera y da vuelo al albedrío, tu programa RIMAR llena un vacío, blasón de tu inspirada iniciativa, permitiendo atrapar la rima esquiva, del poema sempiterno desafío. Sin embargo, Osvaldo, te comprendo: de tu parte fue mucho lo aportado y tras años de esfuerzo has encontrado tu bolsillo con magro dividendo. Pero aquel que se brinda va creciendo, reflejando en su obra su estatura, deja huella que guía y que perdura y da fruto que habrá de sucederlo. ¿Qué será de RIMAR? ¡Hay que preverlo! ¡Dale amparo, RIMAR es tu criatura! Hugo, del '44
Recibido 12/08/07: Un pensamiento: Con justicia asignemos su valor al lápiz y al papel, como al RIMAR: siendo enorme su ayuda al redactar, nunca harán del poeta la labor. El uso de RIMAR no desmerece a aquel que con su auxilio hace poesía. Importa el contenido, la armonía, lo profundo y lo bello que se exprese. Con motivo de cumplir 60 años un amigo, escribí esto que quisiera compartir con los muchachos que andan cerca de esa edad (¿te incluyo?) y se pueden sentir identificados: A los sesenta Miro atrás con los ojos del recuerdo, seis decenios han pasado en una oleada. Ya es remoto aquel punto de largada y me he vuelto quizás un poco lerdo. Cada día algo gano y algo pierdo y, en balance, es mi vida afortunada. Pródiga aún presiento mi jornada hasta el punto final de Aquel que escribe. ¡Sé muy bien que en mi alma soy un pibe! ¡Tengo tanta juventud acumulada!